Cómo proteger nuestras ideas y creaciones

Una de las cuestiones que preocupa a los emprendedores noveles, y creadores en general, es mantener a salvo la autoría y propiedad de sus iniciativas y obras, y así, el control sobre su aprovechamiento y reproducción, ante posibles copias o intromisiones ajenas. Vamos a centrarnos en los procedimientos y consideraciones prácticas necesarias a la hora de salvaguardar nuestros derechos sobre nuestros trabajos.

En primer lugar debemos identificar la naturaleza del hallazgo, invento o propuesta, para poder encuadrarlo bajo el marco de protección pertinente. Existen dos grupos principales:
– Los derechos de autor sobre obras de ingenio artístico y literario, así como sus derechos afines, están incluidos en la propiedad intelectual. Así, la propiedad intelectual otorga derechos de carácter personal y patrimonial, exclusivos y plenos a la explotación de la obra, con las limitaciones establecidas por la Ley de Propiedad Intelectual.
– Los derechos sobre invenciones, previamente presentadas como patentes y modelos de utilidad, el diseño y los signos distintivos como marcas, nombres comerciales o denominaciones de origen, se integran en la propiedad industrial. Son patentables invenciones nuevas que impliquen actividad inventiva y sean susceptibles de aplicación industrial, aún cuando utilicen materia biológica en su desarrollo. Se regulan a través de la Ley de Patentes y Marcas.

A continuación destacamos los tipos de registros más habituales y sus características:

Copy Rights. Propiedad Intelectual
Esta catalogación se refiere a creaciones originales, de carácter literario, artístico o científico, e incide tanto en la propia obra como en las derivadas de la misma. Existe desde el momento de la creación, y puede probarse mediante inscripción en el Registro de Propiedad Intelectual o bajo un depósito notarial. Trasciende el ámbito territorial.
Los derechos de propiedad intelectual incluyen todos aquellos relacionados con la explotación, es decir, los de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación de la obra.

Industrial Property Rights. Propiedad Industrial
Bajo esta consideración se amparan las patentes, los modelos de utilidad, las innovaciones de diseño y diseños industriales, las marcas y los nombres comerciales. Los derechos que establecen dependen de ámbitos territoriales, y deben ser reconocidos por los órganos competentes.
Para el caso concreto de patentes, existen diferentes organismos por niveles, desde la OEPM a nivel nacional, la OEP a nivel europeo, hasta la OMPI a nivel internacional.

Trade Secret. Secreto Industrial
Bajo este epígrafe se engloba aquella información suficientemente confidencial para conferir una ventaja económica, real o potencial, a quien divulgue dicha información. Sería el caso, por ejemplo, de planes de negocio o planos arquitectónicos. Se protegen sin ninguna formalidad procedimental y de forma gratuita, mediante acuerdos o contratos de confidencialidad.

Esta introducción en el tema de los derechos de propiedad pretende abrir diferentes vías de estudio y especialización. Si ha surgido alguna consulta o interés concreto, desde Germenstartup estamos a vuestra disposición para resolverla o ampliar información.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s